Cerveza de León, mucho mas que una moda hipster.

Hace unas semanas os hablábamos de un nuevo fenómeno que ha surgido con fuerza en prácticamente todo el territorio nacional y por supuesto en la provincia de León: La cerveza artesana o “microcervecería”. Tal es su tirón que en la reciente XXI Feria de Productos de León las cervezas leonesas fueron uno de los productos estrella, acaparando premios y siendo protagonistas de una cata específica.

Aunque la cuota de mercado en el territorio nacional es escasa (menos del 1%), el tirón de la cerveza artesana en otros mercados, como el de EEUU, con una cuota en torno al 10%, supone un incentivo extra para seguir lanzando nuevas variedades, como apuntan desde Cervezas Ribada, donde trabajan en una cerveza elaborada 100% a base de castaña (actualmente es 50% castaña y 50% malta base), sin gluten, siendo un producto ideal para celíacos.

De esta curiosa historia minera han quedado un poblado minero con mas de 40 viviendas de lujo abandonadas, una novela finalista del Premio Planeta, un documental sobre esos años y ahora un proyecto cervecero, Wolfram. Detrás de esta iniciativa está Jose Antonio Fernández, uno de los padres de la cerveza de castañas Ribada y que ahora también elabora sus propias rubias, tostadas y negras en Camponaraya, pero utilizando sus raíces, Cadafresnas y la mina de wolframio, como marca. Por ahora una cerveza artesana difícil de encontrar, salvo en algún rincón escondido de León como el Cafe Demente en Ponferrada.

Cerveza-Wolfram

Cervezas Wolfram